HISTORIA 

Aldaba surgió como surgen la mayoría de las cosas en Gernika Lumo. Al final del verano de 1982, después de celebrarse un certamen de fotografía nos juntamos un grupo de guerniqueses ante una cena en el Bar El Caserío, regentado entonces por Pedro Lezama y después de degustar un buen bacalao y de beber unos cuantos azumbres de vino, comenzó la charla distendida y surgieron un montón de anécdotas e ideas, hasta que alguien lanzó la idea de recuperar las desaparecidas Brisas Gernikesas.

historia_numero1.jpg (5612 bytes) Buscando los orígenes,- Brisas fue una publicación guerniquesa que cubrió un amplio período de tiempo en la Gernika del franquismo, una publicación en ciclostil que sirvió de enlace con la gente que en aquella época hacía el servicio militar o con los gerniqueses que residían en el extranjero, pero que había desaparecido ya hace años  y no había encontrado aún su sustituto. historia_numero2.jpg (5055 bytes)

Después de aquella reunión de El Caserío, el tema se volvió a enfriar como nos enfriamos después de una cena y no volvió a resurgir hasta que una convocatoria nos volvió a reunir con la misma idea, allá por el mes de Octubre.

Un nombre para la criatura,-La primera reunión se celebró en el edificio de la actual Casa de Cultura, que en aquel momento se encontraba vacía, tras haberla desalojado los titulares de la Escuela de Artes y Oficios, para trasladarse a su actual ubicación de Barrutia, donde más tarde se convertiría en el actual Instituto de Formación Profesional Barrutialde. En dicha reunión, que fue bastante numerosa, se avanzó en la idea de sacar una revista y como primer paso se habló de su nombre. Se barajaron los nombres de Brisas, Sirimiri, Gernika, Txinbo,etc. etc. y entre otros surgió y se aceptó por mayoría el de ALDABA. En dicha reunión, que fue bastante numerosa, se avanzó en la idea de sacar una revista y como primer paso se habló de su nombre.

historia_numero3.jpg (7580 bytes) Se barajaron los nombres de Brisas, Sirimiri, Gernika, Txinbo,etc. etc. y entre otros surgió y se aceptó por mayoría el de ALDABA. El logotipo de ALDABA, se encontró en una tienda de moda de ELORRIO, donde se encontraba la aldaba que fue motivo de nuestra primera portada y que hoy en día sigue siendo nuestra marca y cuando ya teníamos nombre y logotipo, venía la tarea de darle contenido y publicarla. historia_numero6.jpg (4281 bytes)

Número cero. Nos pusimos manos a la obra y con una fecha en el horizonte, allá por finales de noviembre tuvimos que entregar los trabajos correspondientes al número cero. Los temas municipales, el cine, rugby, fútbol, la casa de cultura, la circunvalación, la vida gerniquesa, etc. fueron los temas que se trataron en aquel número. Los primeros problemas surgieron como consecuencia de la extensión de los trabajos; no teníamos ni idea de la extensión que pudiera ocupar en una revista un artículo escrito a máquina de escribir (en aquellos años, los ordenadores eran un "porvenir"). Ponerse frente a un folio en blanco y llenarlo era para casi todos una aventura; sudores (y no de tinta) corrieron por las frentes de casi todos pero, con más ilusión que conocimientos, conseguimos completar lo que fue el embrión de una nueva revista gerniquesa.

El equipo.- Tratamos de cubrir el más amplio abanico de sensibilidades gerniquesas y en aquellas primeras reuniones participaron gerniqueses que provenían del Cine Club, Skautak, Rugby, AEK, Espeleologiaren lagunak, Taller de Ecología, Andra Mari Korala, Emakumeen Taldea, Arte Eskola, Ekin Taldea, (todos éstos figuran en el sumario del número uno), etc. Posteriormente se sumó más gente a nivel individual y durante los casi veinte años que llevamos en esta andadura han sido muchas las personas que han pasado por la redacción de Aldaba, colaborando en mayor o menor medida.

historia_numero115.jpg (8965 bytes) A la imprenta. Antes de realizar la impresión de la revista, nos informamos sobre las distintas opciones. Visitamos varias imprentas en Bilbao, pedimos presupuestos en todas ellas, miramos otras posibilidades y después de sopesar todas ellas y ver los pros y los contras (precios, distancia, entregas de los trabajos y recogida de la revista, etc.) nuestros pasos nos dirigieron a la guerniquesa imprenta Gaubeka. historia_numero116.jpg (8430 bytes)

Allí los hermanos Agustín y Paco Gaubeka nos acogieron con una mezcla de escepticismo y curiosidad, y comenzamos a hacer las primeras pruebas.

Situación económica,- Uno de los primeros problemas a resolver era lógicamente el económico. Una parte del equipo nos dedicamos a buscar subvenciones y ayudas económicas para llevar adelante nuestro proyecto. La Caja de Ahorros Vizcaína (todavía no se habían fusionado las Cajas de Ahorros) o más bien su director Lino Ondarza tuvo fe en nosotros y nos dio su apoyo. Cocinas Zugatza, y veintisiete comercios gerniqueses más, algunos de éllos desaparecidos, decidieron dedicar una parte de su caja a subvencionar un proyecto sin muchos visos de continuidad. Fueron nuestros primeros soportes publicitarios. El ayuntamiento nos prometía ayuda pero en principio no podíamos contar con élla.

historia_numero118.jpg (16245 bytes) En la actualidad, la revista es autosuficiente económicamente, gracias a las ventas (vendemos 1.100 ejemplares cada dos meses) y al soporte de la publicidad.

El ayuntamiento nos da una subvención anual, que el último año ha sido de 300.000,- pesetas y nos cede los locales y el mantenimiento de los mismos excepto limpieza y teléfono.
historia_numero119.jpg (13660 bytes)

Número uno – salida y presentación.- Los nervios del estreno fueron impresionantes. Por fin teníamos en la mano el número uno y nos encontrábamos orgullosos del mismo. 28 páginas de revista (en la actualidad rellenamos 84 páginas) condensaban nuestros arduos trabajos en este número uno. En el mismo ocupaban las páginas centrales un monográfico sobre nuestro antecesor Brisas Gernikesas. Algo sobre Rugby, nuestras páginas municipales en las que se daba cuenta del nombramiento como secretario del ayuntamiento de Ina Etxebarría, la celebración del centenario de la fusión de Gernika y Lumo y pocas cosas más completaban el contenido del recién nacido.

historia_aldaba1.jpg (32271 bytes)
                                     Presentación del número 1 de Aldaba en el bar "El Txino"

Gala Inaugural.- Decidimos hacer una presentación de la criatura en sociedad muy gerniquesa y así lo hicimos. La Taberna de Félix Insunza "El Txino" fue el escenario elegido para la salida a escena. Un poco de vino peleón y unos cacahuetes fueron los componentes del lunch para nuestros invitados. Hubo total unanimidad entre los asistentes: éstos no sacan el número dos a la calle. Impresionante el espaldarazo de la concurrencia. Estábamos a punto de esconder la cabeza como las avestruces, o irnos con nuestros trastos a otro lado cuando Pedro Arruti, se acercó a nosotros y nos solicitó suscribirse a la revista con pago por adelantado inclusive. Fue el pistoletazo de salida con el lema :"para tercos nosotros".

Suscriptores, anunciantes y vendedores.- Todo lo que hablemos de nuestros suscriptores, no pueden ser más que elogios.

Los suscriptores, con el citado Pedro Arruti, y con algunas muy contadas excepciones se han mantenido fieles a Aldaba durante sus casi veinte años de vida, a pesar, todo hay que decirlo, de que muchas veces les llegaba la revista a sus casas muchos días más tarde de que la misma saliera a la calle de la imprenta. historia_numero120.jpg (10106 bytes) Los anunciantes, guerniqueses en su mayoría, jamás se han mostrado cicateros y algunos nos acompañan desde el número uno hasta la fecha. Han sido, son y serán el soporte económico de la revista.
De los vendedores no podemos más que mostrarnos agradecidísimos.

Estos llevan años y años vendiendo la revista en sus bares y comercios sin percibir nada más que una pequeña participación de lotería por navidades y algún pequeño detalle que esporádicamente les hemos dado (por ejemplo cuando salió el Número 100). Indicar que los primeros números de Aldaba los vendíamos nosotros mismos por las calles y bares los días posteriores a su salida de imprenta, hasta que comenzamos a solicitar la ayuda de los actuales vendedores.

historia_marruecos.jpg (24673 bytes)
                            La suscripción permite que Aldaba llegue a cualquier parte del mundo

Nuestras sedes;- El local prestado que usamos en nuestras primeras reuniones (el edificio de la escuela de artes y oficios), no era apropiado ni reunía las mínimas condiciones para nuestra labor. El txoko Sigertatxu nos prestó sus locales y allí hacíamos nuestra primeras reuniones. Tras varias reuniones con el ayuntamiento, nos cedieron en primer lugar el piso situado sobre las escuelas de chicas del Pasi Leku, entrando por el Auditorium Seber Altube. Allí permanecimos durante varios años hasta que el ayuntamiento decidió remodelar las mencionadas escuelas y nos cedieron un local en Rentería , en la Casa del Lavadero. Esto supuso casi el fin de Aldaba. Era muy difícil mantener un ritmo de trabajo en un local al que era muy difícil dotarle de un ambiente de trabajo. La gente comenzó a dejar de acudir incluso en los días de reunión y considero que fue el momento más crítico de la revista. Posteriormente cuando se trasladaron los juzgados a su actual ubicación, se nos cedió un local en los antiguos juzgados, en el mismo edificio en el que estamos actualmente , en lo que fue la vivienda del conserje (Agapito de la Torre). Lo rehabilitamos con fondos propios (nos gastamos casi un millón de pesetas de la época) y cuando creíamos que iba a ser nuestro local definitivo, vino la piqueta municipal a desalojarnos por la brava. Tras varios días de negociaciones se nos habilitó el local que ahora ocupamos, después de que EPA los desalojara para instalarse en los locales del Sagrado Corazón. (O sea que tenemos bastante de trashumantes).

Relaciones con el Ayuntamiento y los partidos políticos.- Siempre hemos tratado de llevarnos bien con el ayuntamiento, pero no muchas veces lo hemos conseguido. De hecho tenemos cedidas tres páginas de Aldaba, para que el Ayuntamiento publique lo que considere y rara vez se han dignado a hacerlo. Cuando Aldaba comenzó su andadura, el alcalde era Dunixi Abaitua. Nuestras relaciones con el mismo fueron bastante cordiales, todavía éramos unos noveles. Pronto tuvimos que tratar en la revista su expulsión del PNV y el traspaso de poderes municipales a Juan Luis Zuzaeta. Con este segundo alcalde tuvimos nuestros más y nuestros menos; fueron muchas las ocasiones en las que recibimos una llamada desde alcaldía a cuenta de algún artículo que no había sido del gusto del partido o de él mismo. Con Eduardo Vallejo, las relaciones fueron de amor odio y en este mismo orden. Al principio de su mandato, él mismo se encargaba de hacernos llegar fotos o artículos sobre su gestión y sus viajes. En cuanto nos salimos del guión, tronó. Nos amenazó con todo lo amenazable, llegando en alguna ocasión a hacerlo con enviarnos a los tribunales. Con el actual alcalde Miguel Angel Aranaz, mantenemos unas relaciones cordiales. Alguna vez nos ha hecho llegar su malestar por algo publicado en la revista, pero guardando las formas y dentro de un clima de amistad. Esto son detalles de nuestras relaciones con los sucesivos alcaldes, que podríamos hacer extensibles a sus correspondientes concejales de cultura, pero lo que es cierto es que en Aldaba nunca ha existido una camarilla que consciente del poder que pueda tener una revista, (si una como Aldaba tiene algún poder) haya conspirado contra ningún alcalde o partido político determinado. Un argumento para defender esto que decimos es que casi nunca hemos escrito una Editorial. Excepcionalmente, lo hemos hecho con motivo de las inundaciones de 1983, con el número 50 que la escribió nuestro amigo y colaborador Manu Leguinetxe y alguna otra con motivo de las fiestas de San Roque o con el número 100 o con los diez años de vida.

historia_ardanza.jpg (15509 bytes)
           Ardanza ojea la revista durante un acto institucional
Como con todos los grupos que se mueven, se ha tratado desde el principio de ponernos una etiqueta política y así hemos pasado de izquierda a derecha, del PNV a EA y del PSOE a Herri Batasuna. El mismo argumento que sirve para lo hablado sobre el tratamiento y las relaciones con los alcaldes, sirve para esto. Pretendemos y creo que lo logramos, que sea un grupo heterogéneo, en el que tiene cabida todo el mundo, de hecho nuestras puertas siempre están abiertas y allí todo el que viene es bien recibido. Nuestra labor es hacer una revista que recoja la vida diaria de Gernika Lumo y que sirva en un futuro como referencia histórica de una época, para cualquier estudioso de la villa.

El Euskera asignatura pendiente,- La realidad sociolinguística de Gernika Lumo es la que es y nosotros sólo somos un factor más en esa cuestión y no por cierto el más importante. Es cierto que en Aldaba no se publican muchos artículos en euskera, pero éllo no es debido a ningún programa del grupo que compone en la actualidad la revista, sino sencillamente que los actuales componentes no tenemos más capacidad para hacerlo que la que se muestra (ese es el resultado). (Yo particularmente soy incapaz de escribir un artículo en euskara). También es cierto que desde Aldaba se podría hacer una labor de euskaldunización importante y de hecho, mantuvimos en nuestros inicios varias reuniones con responsables de AEK, para la utilización por ese grupo de las páginas de Aldaba, para publicación de artículos y trabajos de los alumnos en euskera, pero la idea no prosperó.

Siendo concejal de cultura Luis Ortuzar, se nos propuso desde esa concejalía la idea de editar una revista integramente en euskera y después de sopesarlo, desistimos de la idea por que no nos sentíamos capaces de llevarla a cabo. Posteriormente surgió Deiadar, revista que tristemente desapareció después de varios años de andadura. Indicar que Deiadar estaba totalmente financiada por el ayuntamiento y que fue dotada por el mismo de material informático y que el ayuntamiento corría con sus gastos de administración y mantenimiento.

Relaciones con la prensa,- Nuestras relaciones con los componentes de Deiadar no fueron todo lo fructíferas que pudieran haber sido y estamos convencidos que una mejor relación hubiera sido determinante para su continuación y para el desarrollo de ambas revistas. Con otros medios de comunicación, o mejor dicho con sus delegaciones en la zona, hemos mantenido relaciones de cooperación que han redundado en un beneficio para todos. Por poner un ejemplo señalaremos que El Correo, utilizó durante varios años nuestro laboratorio fotográfico, con lo cual nos ayudaba económicamente en nuestra financiación al tiempo que nos acercaba las noticias y nos facilitaba material de fotografía y otros.

historia_aldaba100.jpg (33481 bytes)
                    Miembros y colaboradores de la revista en la celebración del número 100

Colaboradores y miembros del Staff.- Muchas son las personas que han pasado por Aldaba, en sus casi 20 años de vida y nombrar a todos sería interminable y además correríamos el riesgo de olvidarnos de alguno. Por citar algunos personajes que en su día fueron colaboradores de Aldaba y hoy en día son figuras del mundo de la comunicación, citaríamos a Dorleta Alberdi que desarrolla su trabajo en Bizkaia Irratia, Alberto Uriona en el País, Gorka Lejarcegi, recientemente galardonado con el premio Ortega y Gasset, también en el País, Olga Zabalbeaskoa en EITB, Humberto Unzueta, que ha publicado varios libros y ha colaborado con EITB y con varias productoras independientes y que ahora es redactor del periódico Egunkaria, etc. Personajes de reconocido prestigio como Manu Leguineche, todo el equipo de Gernikazarra, Juanito Arrien, Luis Iriondo, Ricardo Arrien, Segundo Oar Arteta y tantos y tantos, otros muchos quizá no tan conocidos pero que cediéndonos unas fotos o apoyándonos en momentos concretos han conseguido que la revista continúe su vida y que necesitaríamos varias páginas para nombrarlos a todos.

historia_milla1.jpg (30637 bytes)
      Aldaba celebra anualmente una Milla urbana desde 1987 (Foto perteneciente a la VI. edición)

historia_milla2.jpg (29460 bytes)
                          Fotografía de la I. Milla Urbana organizada por la revista Aldaba.
historia_kanpaina.jpg (166287 bytes)
                                         Aldaba y representantes políticos en un acto en torno
                  a la  Campaña de sensibilización ciudadana sobre el mobiliario urbano (2002)

Temario y otras actividades.- No ha habido tema que no hayamos tocado en estos veinte años de existencia de Aldaba, con mayor o menor fortuna. Otras actividades desarrolladas por los componentes de la revista son las 24 horas de futbito, que durante muchos años las estuvimos organizando en el frontón Santanape; la famosa Bira que reunía el mes de agosto a más de 100 ciclistas de Gernika y la zona en la carrera más desenfadada y profesional de la historia, hasta que la burocracia se la merendó entre papel y permiso como si fuera el bocata de las once; la Milla que gracias a la terquedad de algún miembro de Adaba continúa año tras año haciendo correr a más de 400 chavales de los centros escolares de la villa y al mejor grupo de fondistas vizcaínos, cada mes de Octubre o Setiembre, depende la fecha del terco citado más arriba, de algún ciclo de conferencias y alguna cosa más que se nos olvida y que continuaremos en esa línea mientras Pedro Arruti o cualquier otro gerniqués nos lo solicite.